Música como asignatura troncal en el sistema educativo

¿Por qué la música debe ser la asignatura troncal del sistema educativo?

En la actualidad existe una renovación metodológica de la pedagogía por parte de muchos profesores que está produciendo una pequeña revolución (pequeña por el volumen de docentes que lo practican) en diferentes aulas (que no centros) de toda España y que está demostrando que funciona. En nuestra opinión (la de la comunidad CBS) funciona porque a través de estas metodologías se pone el foco en los aspectos emocionales y sociales de la enseñanza y aunque conseguir el contenido curricular no sea el objetivo último, se termina consiguiendo en un amplio porcentaje.

Nosotros a través de nuestro proyecto (Crea Banda Sonora) hemos utilizamos varias de estas metodologías (trabajo por proyectos, aprendizaje de servicio, trabajo cooperativo, emprendimiento y nuevas tecnologías, principalmente) y hemos visto unos resultados sorprendentes. Por ejemplo el 40% de alumnos participantes en las encuestas finales del proyecto en el curso pasado (450) afirman haber mejorado sus calificaciones en asignaturas que no son la música, además de conseguir mejoras significativas en la convivencia y en el estado de ánimo de los discentes.

Entonces nuestra pregunta es ¿estos resultados han sido por el uso de estas metodologías o por la asignatura de música?
Antes de lanzar nuestra hipótesis cabe señalar que, por la naturaleza intrínseca de la propia música y por lo que ésta significa en niños y adolescentes, es comprensible que sea la música una asignatura sobre la que se articulen fácilmente proyectos que apliquen metodologías activas.

Pero nosotros vamos más allá o mejor dicho por un camino paralelo.

Neurociencia e Inteligencias Múltiples

Los neurocientíficos nos aseguran que la actividad humana que más partes del cerebro ilumina (según las técnicas modernas de imagen) es la práctica (o el pensamiento) musical (Levitin, “la música en seis canciones”) También la audición, pero sobre todo tocar, cantar, danzar, componer, etc. Además se ha demostrado que la música ayuda a la neurogénesis y mejora rápidamente la generación de nuevas conexiones sinápticas cerebrales o interhemisféricas (Jauset, “Cerebro y música, una pareja saludable). Esto parece significar que la práctica musical tiene que ser algo muy importante para el ser humano ya que la evolución ha hecho que sea ésta la actividad que más energía utiliza el órgano humano que más energía consume, y como señala Dawkins uno de los aspectos fundamentales de la evolución es el ahorro de energía.

Por otro lado Gardner identifica como una de las inteligencias la musical. Solo la identificación como tal me resulta muy curioso pues es la única que se refiere a algo concreto. Quiero decir que mientras la lingüística o la lógico-matemática o la inter o intra personal se refieren a capacidades muy generales y que cada una engloba múltiples aspectos de las habilidades humanas la musical en cambio sólo se refiere a la capacidad de hacer música, nada más. Además Gardner nos da la clave de nuestra hipótesis al afirmar que una inteligencia debe servir para resolver problemas. Pues bien, ¿cuál es el problema que resuelve la música?

Desde Darwin los biólogos llevan decenios intentando discernir PARA QUÉ SIRVE LA MÚSICA. Es curioso que mis antiguos alumnos me hacían esa misma pregunta cuando les enseñaba los contenidos curriculares que me pedía la ley. En cuanto mandé la ley al cuerno y me puse a HACER música esa pregunta desapareció.

Recientemente Steve Pinker denominó a la música como el “Pastel del queso” de la evolución, algo muy placentero pero en absoluto determinante para el ser humano. Creo que con lo dicho más arriba la afirmación del señor Pinker pueda ser demasiada aventurada. Y además voy a añadir algún dato más para reforzar nuestra teoría (teoría que no hemos desvelado todavía)

El primer órgano que desarrolla (de manera completa) un feto humano es el oído, por lo tanto lo primero que hace un ser humano es oír. Nuestro cerebro es plástico, moldeable, y son los estímulos externos (posteriormente los internos también lo harán) los que moldearán el cerebro. Parece lógico pensar que las primeras estimulaciones que recibe el feto, y por lo tanto, que empezarán a moldear su cerebro, serán rítmicas (latidos del corazón, presión sanguínea…) y tonales (la prosodia, es decir, el canto en el lenguaje de su madre). Por tanto, el cerebro de un feto quizá se empiece a tomar forma gracias a estimulaciones sonoras, rítmicas y tonales, o sea, musicales, e imagino también que a la vez se irán conformando las partes emocionales básicas de su pequeño cerebro por lo que la imbricación entre ambas debe ser brutal.

Todas estas cosas me aventuran a inferir que la Inteligencia musical es la primera de todas las inteligencias múltiples que se desarrolla y que de ésta, según se va evolucionando el cerebro, surgen el resto a través de las relaciones sinápticas que, como han demostrado Artenmüller y otros, la música acelera.

¿Y qué relación tiene esta teoría (de ser cierta, claro) en la escuela? Pues hombre, si todo lo anterior es cierto podría significar que la música debiera ser la herramienta sobre la que se articulara resto de asignaturas, sobre todo en las primeras etapas de la enseñanza, y que luego cada una de las inteligencias-asignaturas fuesen teniendo cada vez más relevancia por sí mismas. Por eso decimos en el título que la música debe ser la asignatura troncal en las enseñanzas obligatorias.

Esto, que puede parecer la chaladura de cuatro locos, si se reflexiona un poco se verá que quizá no sea tal chifladura, pues ya se trabaja así aunque de manera inconsciente. ¿O es que alguien se imagina enseñar lo que sea en Educación Infantil (0-6 años) sin que haya música por medio? Menos mal que los maestros de infantil han estudiado música.

Óscar Ávila Calvo

Modificado por última vez en Martes, 29 Diciembre 2015 10:34
(1 Voto)

1532 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.